miércoles, 13 de julio de 2011

Lactancia múltiple


Una de las preocupaciones más frecuentes de las madres recientes es si tendrán leche suficiente para amamantar a su bebés, temor que se acrecienta en el caso de partos múltiples. Pero es totalmente posible dar el pecho, e incluso de forma exclusiva a dos niños o más.

Los nacimientos de gemelos se han multiplicado en los últimos años debido, en gran parte, a los tratamientos de reproducción asistida. En la mayoría de estos casos se trata de niños prematuros, con bajo peso, para los que la lactancia materna es más beneficiosa si cabe.
El número de madres de gemelos que decide alimentar de forma natural a sus bebés está creciendo. Sin embargo, las dudas sobre su capacidad para hacerlo no son pocas. Así, éstas son las principales preocupaciones:

Producir bastante leche. Según los datos recogidos por Multilacta, un 80% de estas mamás por partida doble dan el pecho y, entre ellas, algo menos de la mitad lo hace de forma exclusiva; es decir, ofrecen sólo leche materna. Esto es posible, pues la producción de leche tiene la gran ventaja de adaptarse a cualquier circunstancia. De hecho, se ha constatado cómo el volumen de leche que fabrica la madre se duplica o triplica según tenga dos o más bebés a los que alimentar, por lo que las posibilidades de éxito con la lactancia son las mismas que si se ha dado a luz a un solo bebé.

No tener tiempo para nada más. Es cierto que dar de mamar a dos bebés exige mucho tiempo y dedicación y es algo que no se puede delegar. Pero si estás decidida a ello piensa en las múltiples ventajas tanto económicas (ahorro de leches artificiales y demás) como de logística (no perderás tiempo en preparar el biberón, en esterilizar…) y, sobre todo, para su salud. Al tratarse de bebés que suelen nacer de forma prematura se encuentran más protegidos en una época crucial para ellos. Además, aunque es cierto que nadie lo podrá hacer por ti, puedes tomártelo como un momento de relax en el que descansar y disfrutar del contacto con tus hijos.

Si nacen antes de tiempo. Cuando son demasiado pequeños es posible que muestren más dificultades para cogerse bien al pecho, pues están más débiles y adormilados. A partir de la semana 32ª, ya suelen ser capaces de hacer las tomas directamente al pecho, pero si nacen antes de esta fecha o si pesan menos de 1.500 gramos, la cosa se complica. En estos casos se recomienda a la madre que se extraiga leche para que puedan administrársela a sus bebés (en el hospital facilitan los extractores), lo que es mucho más beneficioso para ellos que la leche artificial. Cuando el bebé vaya ganando peso, podrá ir cogiéndose directamente al pecho.

Las posturas con gemelos

1- Balones de rugby. Cada bebé pasa bajo un brazo de su madre. Su tripa gira para tocar el costado materno. Facilita mucho la toma en caso de cesárea, cuando los bebés son muy pequeños y también si los pechos son muy voluminosos.
2-De cuna. La madre coge a sus bebés en la postura tradicional de cuna. Los bebés hacen una “V” sobre la tripa de la madre.
3-En paralelo. La madre coloca a los dos bebés en paralelo. Uno de ellos reposa sobre un antebrazo y el otro pasa bajo el brazo.
4 y 5- En forma de cruz o enfrentados. Cada uno reposa sobre un antebrazo. Hay distintas formas: sus piernecitas se cruzan o sus tripitas quedan enfrentadas.
6- Otras. La madre puede adoptar otras posturas que le resulten cómodas para lactar.

¿Por separado o los dos a la vez?Los inicios suelen ser complicados, tanto para la madre que ha tenido un hijo como para la que ha tenido dos. Cuando una mamá quiere dar el pecho a sus gemelos, lo prioritario es buscar siempre un apoyo eficaz durante su lactancia que le permita poder estar a disposición de sus bebés sin límites. Además, debe aprender a confiar en su cuerpo y en sus hijos. La mayoría de las madres opta en las primeras tomas por dar el pecho por separado. Esto es así hasta que van cogiendo confianza y dominando la técnica. Se trata de una cuestión personal . Cada madre va a adaptando la lactancia a sus circunstancias. Sin duda, el amamantamiento simultáneo de dos bebés ofrece grandes ventajas: ahorro y sincronización de tiempos, facilita la succión de los bebés mas débiles, la producción se ve incrementada por una liberación más alta de prolactina… Pero es una postura en la que se tiene que sentir a gusto la madre”.

¿Los pechos se alternan?La madre de gemelos puede organizar la toma de distintas formas, según se sienta más cómoda:

Un pecho para cada bebé. Con esta opción, a cada uno de los bebés se le “adjudica” un pecho y, en principio (ya sabes que las normas estrictas van en contra de la lactancia), es de ese del que mamará en todas las tomas. ¿Qué ventajas tiene esa opción? Se impide el contagio de determinados agentes patógenos, como las cándidas. Además, haciendo una lactancia a demanda y sin restricciones, la mayoría de los gemelos alimentados al pecho consiguen más fácilmente la leche grasa del final, porque no les queda otra que mamar del mismo pecho. Ya sabes que la leche del principio tiene más contenido en agua, y la del final posee más calorías y es la que sacia y engorda más, por lo que esa leche es muy valiosa.

Cambiar al niño de pecho. También se puede cambiar al niño de pecho de varias formas. O dándole de los dos pechos en cada toma, u ofreciéndole uno distinto cada vez que mame. Y esto así con uno o con ambos bebés. Las posibilidades son muchas y debes ser tú quien elija la que mejor os vaya y con la que mejor te organices.

¡Pide ayuda! Seguramente ya desde el embarazo le estás dando vueltas a cómo te las arreglarás para darle el pecho a tus dos bebés. Lo mejor es que te informes previamente. Acude a un grupo de apoyo a la lactancia y consulta. Desde aquí, os dejamos el enlace de www.multilacta.org, un grupo de apoyo especializado en el amamantamiento múltiple, donde podrás realizar consultas (tel.: 636096351).