lunes, 2 de diciembre de 2013

La lactancia no vale nada

 
La Lactancia no vale nada. Yo siento que no vale nada. Que mi tiempo no vale nada.
Que me llaman un sábado, que me escriben un domingo. Que me hacen Consultas por el facebook, o a través de comentarios del blog. Que llaman a la Consulta, pero no vienen. Que faltan a su cita y no avisan.
Que otros profesionales confían en mí, pero no derivan a las madres porque les da pena que la consulta sea privada. Y ya me gustaría a mí que fuera pública. 
Que quieren aprender de Mastitis, pero que Elche les pilla lejos. Elche...lejos de Murcia...
Que un hospital te invita a dar una charla, y te da las gracias. Que es muy útil, pero no tengo fondos. Y no es verdad, claro que los tengo, pero no para esto, porque esto no vale nada.
En los grupos de apoyo, con frecuencia pasa lo mismo. Que es muy útil la Consulta, pero qué pena. Que quiero que me des una charla, pero no tengo fondos. Que las madres vienen a las charlas, pero no se hacen socias, porque el grupo tampoco vale nada.
Eso es porque, en realidad, la Lactancia, no interesa. Porque no vale nada. 
Y digo yo, que si queremos que los profesionales trabajen en la Lactancia, tenemos que empezar a valorarla, tenemos que valorar ese tiempo y ese esfuerzo. Yo, particularmente, necesito que valoréis mi tiempo libre, que valoréis el esfuerzo que supone conseguir formarse en Lactancia, investigar entre estudios en busca de evidencias médicas, y el esfuerzo que supone preparar una charla digna.
Que no puedo quejarme, porque soy afortunada, pero que lo que véis, es fruto de un esfuerzo personal, de robarle tiempo a mis hijas, de tener la cabeza llena de preocupaciones, de sufrir por si esa madre se me complica, de no saber qué más hacer por ayudar a esa otra. Que me puedo dedicar a la Lactancia porque tengo otro trabajo, porque el tiempo que dedico a la Lactancia, en muchos casos, no vale nada.
Y cuando estoy en mi casa, compartiendo cosas por el Facebook que creo que pueden ser interesantes, me estoy divirtiendo, y tengo a mi hija al lado. Que cuando me dices que tienes un problema, me da mucha pena, pero la que está al lado es mi hija.  Si me haces una consulta, dejo de divertirme y empiezo a trabajar. Y si quieres que los profesionales sepan resolver tu problema, tienes que valorar mi tiempo, y el de la madre de mi hija. Y pedir cita en la Consulta.
 
 
Vía: Dra. Rocio Martín-Gil Parra
       Consulta Médica de Lactancia