martes, 19 de marzo de 2013

Relato del Concurso: SINTESIS, Y YO SIN MI CÁMARA


A continuación el relato de Raül Gerònim Silvestre Jover, con motivo de celebrar el día del Padre , felicidades a todos los papis:

Y yo que pensaba y me preocupaba:…como iba a llevarla al Hospital?, por suerte
me saque el carnet antes de que lo pusieran mas difícil.
VIERNES: …tum tum tum tu tum; oímos latir su corazón deprisa, muy deprisa,
dentro de lo normal. Nos citan para el miércoles siguiente, tú dices que no quieres
venir otra vez para monitores, eso me llama la atención.
Esa noche me pides que te cambie el lado de la cama, a día de hoy me pregunto
porque??…Me dormí.
Me despertaste a eso de las 8:30, tenias contracciones, eran cortas y no muy
seguidas.
SÁBADO: me levanto enseguida, se me pasan muchas cosas por la cabeza y
siento que entramos en el tramo final, se que no puedo vivirlo como tú, por eso te
pregunto tantas veces como son las contracciones, intento estar tranquilo, que tú
me veas tranquilo, para transmitirte seguridad y confianza. Estoy a tu disposición,
dándote calor, comodidad, silencio…
Te acompaño en las respiraciones durante las contracciones, supongo que me
dejo llevar y me relajo con tanta respiración.
Rompes aguas, te duchas, vemos que las aguas son limpias.
Suena el teléfono… que oportuno pienso, y me lo tomo con mucha calma,… Yo!,
con mucha calma que por dentro estaba a 1000!!.
Me dices que ya podemos ir al Hospital, recuerdo que el matrón, en la única clase
de preparación al parto que asistimos los padres, nos dijo que " si las aguas
estaban limpias, nos lo podíamos tomar con tranquilidad", tú vuelves a insistir en ir
ya al Hospital.
Yo lo preparo todo tranquilamente, el tiempo se me alarga, es como si fuese a
cámara lenta y hago un montón de cosas sin parar y sin dejar de atenderte a la
vez, estiro todo lo que puedo el tiempo …
Voy a por el coche, tengo que estar tranquilo para conducir, y la sensación es
extraña, confusa, contradictoria…yo voy deprisa físicamente, bajo rapidísimo las
escaleras y corro hasta llegar al coche, pero mi cabeza va lenta, como calmada,
todo lo contrario al cuerpo.
De noche, no hay nadie por la calle.
Corro a por ti, te ayudo a vestirte, bajamos lentamente, todo tiene que ser despacio
y en eso estoy concentrado.
Conduzco hacia el Hospital Verge dels Lliris, estámos solos por la carretera,
pienso en el aparcamiento y nada más llegar, veo un sitio delante de la
puerta, ni hecho a propósito!.
Nos atienden enseguida y nos dirigimos al paritorio, yo empiezo a estar mas
intranquilo, por si no puedo entrar contigo; tengo una corazonada o intuición no se,
me alegro al ver que la matrona que nos atiende, la conozco de años atrás, y que
siempre pensé o quería que en tal situación, estuviese allí y así fue.
Nos saludamos, nos atienden muy amablemente, entramos los dos y parece que
estemos solos.
Primeras observaciones, estas de parto. Preguntas si puede ser la sala de la
bañera, que ya habíamos visitado anteriormente, y te dicen que si, claro que si…
Luz tenue, ambiente tranquilo y cálido.He dejado en el coche, la bolsa de las
cámaras de fotos, pensando que luego saldría. Nuestras manos no se separaron
ni un momento, no salí.
Mantengo la tranquilidad y acompaño tus respiraciones, hablo con la matrona
mientras siento como aprietas mis manos con fuerza, recojo esa energía sujetando
con fuerza para tranquilizarte y relajarte, no me salen las palabras, estoy
concentrado en tu actitud, actitud de entrega en tu cuerpo…a veces no se ni que
hacer, pero tus manos no me sueltan y eso ya es toda una señal, yo tampoco te
suelto, casi no notamos la presencia de la matrona y su auxiliar, demostrando su
buen hacer, su profesionalidad…
Te metes en la bañera, el agua caliente te ayuda, te oigo gritar y aprieto tu mano,
mientras te froto la espalda, te doy confianza intentando estar calmado,
acompañándote… Te doy agua para que bebas, pienso que tenemos para rato, en
cambio no tengo ninguna noción de tiempo, no se ni en que hora estamos.
Te dicen que grites todo lo que quieras, eso me gusta porque no te cortan. Sigo tus
respiraciones y jadeos y te voy susurrando muy bajito que lo haces muy bien…
Sales de la bañera, te ayudo al igual que la matrona y la auxiliar, que están
cuando se las requiere.
Me arrodillo en el sofá, estámos el uno enfrente del otro, no te suelto las manos,
apoyas tu cabeza en mis brazos. Masaje en la espalda, tus gritos dicen que no
puedes, la matrona te dice que si!, claro que puedes, que lo estas haciendo muy
muy bien, y que ya puedes tocar la cabecita con tus manos…bufff!!, me da un
vuelco el corazón, ya esta ahí la chiquitina, me aprietas mucho mas fuerte, yo te
digo que muy bien, que ya esta casi y sin darme cuenta, veo que la coges con tus
manos, …Húmeda, pequeñita. Me entran ganas de llorar de alegría, es lo más
excitante e increíble de la vida, una experiencia única.
No se ni como cogerla, mis manos parecen torpes cuando me dicen que la sujete.
Está caliente, resbaladiza, escurridiza al moverse, solo hace un atisbo de llorar
que dura un segundo o menos, porque al abrazarla calla.
Que chiquitina, que bonita y que manos y pies tan largos… Te ayudan a recostarte
en el sofá, te la pongo encima enseguida, me dan las tijeras para cortar el cordón,
lo hago con todo el cuidado, luego, le ponen un gorrito y una manta para que no
pierda calor…
Llega al mundo sin ningún tipo de violencia, tranquilamente.
Cojo mi móvil, ya que mi equipo fotográfico esta en el coche, y le hago su primera
foto, ella clava sus ojitos en mi.
Se queda apoyada piel con piel con mamá, las imágenes están en mi cabeza.
Siento que el parto ha sido como nosotros lo deseábamos en el plan de parto; me
siento muy feliz, contento y satisfecho, nos lo han respetado todo…
La matrona me pregunta que si le veo manos de artista… yo le digo que no lo se,
que lo importante es que sea feliz, y que haga lo que ella quiera…
Cuando nos subimos a planta les damos las gracias por todo.
Esa noche no dormí, no podía parar de miraros a las dos.