martes, 23 de agosto de 2011

Los papás asumen un papel activo en la crianza y educación de los niños

Autora: Macarena

Los padres necesitan un reconocimiento especial y no sólo el Día 19 de marzo (Día del Padre en España). En la actualidad los papás se implican en los cuidados de los bebés y también en la crianza y educación de sus niños, un buen ejemplo de ello lo tenemos en Marcos mi compañero en Peques y Más. Una posición activa en el hogar en cuanto a prestar apoyo a la madre y presencia a los hijos, proporciona un modelo a seguir para los niños.

Atrás han quedado los tiempos en los que el padre se percibía como una persona distante y fría, los papás de hoy son cercanos, cariñosos y siempre están dispuestos a salir de casa con los niños para dar un paseo. Yo tuve la suerte de que mi padre me ayudara muchísimo con los deberes y además los sábados por la mañana nos llevaba al campo, en mi entorno esto era inusual así que le estoy agradecida.

Los papás saben cómo estar con sus hijos: les enseñan sobre sus aficiones, escuchan sus problemas del colegio y les llevan a comprar un helado. Las mamás debemos saber dejar que ocupen su lugar porque con su ayuda todo será más fácil, además para los niños es bueno interaccionar de manera diferente con cada una de las personas a su cargo.

El rol del padre es muy importante en la familia nuclear y más aún para muchas familias que viven lejos de abuelos y tíos, nadie mejor que el padre para cuidar de la mamá, comprarles zapatos y jugar a guerra de cojines con los niños. Nadie mejor que la persona que provee el 50 % del material genético del niño. Después ya llegará el momento de tejer redes sociales formadas por más papás, mamás y niños que se pueden ayudar entre ellos
Cuando nace un hijo el padre se convierte en el mejor sustento con la madre, en el puente que la une con el exterior mientras ella se ocupa del bebé. Ellos llevan a los bebés de pocos meses en brazos mientras pasean, sujetan a los pequeños de 14 meses que dan sus primeros pasos y se emocionan con las frases inconexas que pronuncian con dos años y medio.

Los papás se sienten orgullosos cuando un niño empieza a nombrar los colores y cuando escriben con trazo inseguro, los recogen de la escuela y los llevan al cine en sábado. Ellos escuchan las aventuras de la pequeña niña que cursa educación infantil y ríen las ocurrencias del niño que quiere ser más grande de lo que es.

Y durante todo el proceso de crecimiento los papás comprometidos se implican en las tareas domésticas: es cuestión de que cada uno asuma las competencias que mejor se le den, es decir no importa si un papá no friega los platos si puede encargar de la compra o de la plancha.

Cuando los papás pasan tiempo con sus hijos disfrutan al máximo porque saben que el tiempo de ocio escasea, no importa si un día fallan los planes o si deben volver a casa corriendo porque ha empezado a llover. Los momentos de frustración por parte de los niños y niñas porque no han ganado el partido o porque su mejor amigo ha dejado de hablarles son superables si el papá permanece a su lado.

Los padres son muy importantes!