jueves, 12 de septiembre de 2013

De Mare a Mare

 

En los últimos días, hemos oído decir, que los grupos de apoyo a la LM somos poco más que sectas, talibanas de la teta que no aceptan nada que no sea referente a la lactancia materna, el colecho, el porteo, que no vacunamos...
Es sabido que el pecho funciona según la demanda: más le pides, más produce; menos le pides, menos fabrica. Pero esto es muy desconocido incluso entre los profesionales, lo que produce gran desconfianza hacia la lactancia materna.
Aquí entra nuestro grupo, por suerte o por desgracia vivimos en una época en la que necesitamos sentirnos acompañadas, comprendidas, apoyadas emocionalmente, sobre todo en los primeros días, cuando llegas a casa con tu bebé, sola, sin saber como moverte, si dar el pecho o el biberón, si cogerle en brazos o dejarle en su cuna, acostarle a tu lado, cuando no tienes tiempo para hacer la comida, la colada se te acumula, la ropa de plancha llega al techo... y te ves inundada de sentimientos y emociones que no sabes gestionar, con tus hormonas bailando la salsa.
Pues bien, nuestro grupo de apoyo a la lactancia, es un espacio donde sentirse acompañada, donde afloran sentimientos, emociones, desahogos y donde poder resolver dudas, compartir experiencias.
Nuestro grupo, no cuestiona el porque si o porque no de las decisiones de las madres, cada una tiene su opinión, sus circunstancias,  y aunque fundamentalmente promovemos la lactancia materna, respetamos otras maneras de alimentar física y emocionalmente a nuestros hijos, también es un lugar seguro donde acudir, donde tenemos el secreto grupal, es decir, lo que se cuenta en el grupo, se queda en el grupo.
Las puertas de nuestro grupo están abiertas a todas las personas que quieran acudir a sentirse comprendidas, ayudadas, apoyadas, acompañadas y lo más importante,  a NO SENTIRSE JUZGADAS.

Nuestro grupo a ido cambiando con los años, han entrado personas, otras han salido, cada una de ellas aportando lo mejor de ellas mismas, continuamos formándonos para poder informar a las personas que así lo deseen con estudios avalados científicamente, no nos inventamos las cosas.
Por último, me gustaría a título personal decirle a todas esas personas que nos tachan de sectarias, que piensen por un momento porque cada vez más madres acuden a nosotras ¿será por la presión de su entorno? ¿porque solo encuentran comentarios bienintencionados pero críticos?¿porque no se sienten acompañadas ni respetadas y no les dejan confiar en sus instintos?
Nuestro grupo permite a esas madres reunirse en un espacio seguro, sin juicios, sin agobios, sin criticas, y digo nuestro grupo porque al igual que las personas, no todos los grupos ni las asesoras de lactancia son iguales. Nuestra máxima es el respeto por las personas, sin pararnos a juzgar porque se han decidido por una cosa o por otra, todas queremos lo mejor para nuestros hijos.
Nosotros creemos en las personas y queremos darles la oportunidad de sentir, de ser coherentes con sus instintos de protección, ya sea dando biberón o pecho.
 
Os invitamos a reuniros con nosotras, a comprobar lo que somos.
Madres con ganas de escucharos, apoyaros en vuestras necesidades y vulnerabilidad.